Risotto con moisse de ricotta y espinacas

Aqui viene la primera receta del risotto que nos preparó Carla en el pasado taller de cocina en La Italiana Rivali. Y, como lo prometido es deuda, os explicaré la manera que nos dijo utilizan los restaurantes para tener el risotto casí a punto cuando se necesita. Yo personalmente lo sigo preparando todo al momento, pero siempre está bien saberlo ya que de esta manera podemos hacerlo un día que no queremos entretenernos tanto o incluso permitirnos el lujo de hacer dos o tres diferentes a la vez.

Ingredientes

360gr de arroz especial para risotto (importante). Calcular unos 80gr por persona)

400ml de caldo de pollo, el caldo ha de ser suave por lo que lo rebajaremos con unos 600 ml. de agua

100 gr de cebolla

un vasito de vino blanco

sal y pimienta negra

130 gr de Parma rallado

60gr de mantequilla

250 gr de espinacas frescas

300 gr de ricotta

Elaboración

Si la quieres tener preparada ya unas horas antes o el día anterior seguir estos pasos.

Empezar calentando el agua y el caldo de ave. Más o menos es 2 de agua por 1 de caldo. Empezamos a “marcar” el risotto. Para ello poner en una hoya la cebolla muy picada y freírla con un poc de sal en aceite a fuego muy lento, poco a poco para que se poche. Si ves que la cebolla empieza a dorarse mucho y no está bien confitada, puedes añadirle un poco de agua pero sin pasarse. Si el risotto es de setas y las has hidratado esa agua la puedes utilizar en ese momento.

Cuando la cebolla esté añadir el arroz, mezclar y echarle un vaso de vino blanco seco, aprox 200 ml. Mezclar bien hasta que el arroz haya absorbido el vino y el alcohol se haya evaporado. Cubrir con caldo hasta que el arroz quede bien cubierto. Justo cubrirlo y dejarlo sin mover unos 15 minutos a fuego bajo. si durante ese tiempo ves que se queda muy seco, volver a poner caldo hasta cubrirlo. El arroz está en el punto cuando ves que se ha perdido ese toque blanco que tiene en el centro. Os quedará como una masa de arroz pastoso. En ese momento, apartar y pasarlo a unas bandejas o fuentes planas. Tapar con papel film y dejar enfriar. Si es para el día siguiente ponerlo en la nevera. Ya está el arroz a punto para el toque final, luego sólo has de elegir que ingredientes quieres poner.

En nuestro caso vamos con los pasos para el risotto de espinacas.

Cortar una cebolla, puede ser en juliana ya que luego la trituraremos y freir con un poco de aceite. Ponerle un poco de sal y freír a fuego suave. Cuando esté pochada añadirle las espinacas bien lavadas, volver a salar. Cuando la espinaca está tierna poner la ricotta y el Parma. Triturar o pasarla a la Termomix, los que la tengáis, de manera que os quede una crema. Como podéis imaginar esta crema también la puedes tener ya preparada.

En el momento que ya necesitas servir el risotto sólo tendrás que hacer lo siguiente.

Poner en un poco de caldo y cuando esté caliente añadir el arroz que teníamos ya preparado. Mover hasta que el arroz haya absorbido el caldo, entonces añadir la crema de espinacas y, ahora sí, terminar como se hace el risotto, es decir ir moviendo y añadiendo caldo a medida que el arroz lo va absorbiendo. Más o menos serán unos 10 min. En los últimos 5 min. añadir la mantequilla y Parma a gusto. Ya veis que poco cuesta si tienes ya las preparaciones a punto.

Si lo queréis hacer al momento, hacerlo igual que se hace un risotto pero con la crema de espinacas ya preparadas. Ir moviendo y añadiendo el caldo, moviendo constantemente unos 25 min.

Como vino para acompañar este risotto, nuestro amigo Santi nos propuso el Occhi di Ciumi, es un vino elaborado con unas variedades de uva blanca autóctonas de  sicilia. En concreto de una bodega situada en la zona del volcán Etna por lo que al ser una tierra volcánica hace que estos vinos sean muy frescos, complejos y a la vez muy elegantes. Tiene un aroma a flores y fruta tropical por lo que os aconsejo lo proveis con el risotto de espinacas, pega a la maravilla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.