Coca de cebolla confitada con queso e higos de temporada

Hoy os propongo una receta que de esas que quedas bien con poco trabajo. El año pasado tenía cebolla confitada y un día que vinieron amigos a cenar la improvisé en un momento. Fue tal el éxito que este verano decidí hacer acopio de “cebolla confitada” y así poder hacer este plato más frecuentemente.

En verano que estamos en Mallorca  tengo más tiempo libre y cuento con la ayuda de mi querida Khalida que me hace de pinche, cosa que se agradece.  Khalida es una chica de origen marroquí que lleva ya muchos años con nosotros. Mi suegro le enseñó a cocinar platos típicos nuestros y desde que él nos dejó es ella la que se encarga de hacer aquellas especialidades  que tanto nos gustan, aunque por sus creencias y costumbres ni las prueba, por eso de su religión pero le gusta hacerlos, curioso ¿verdad?. Bueno, como iba diciendo, preparamos kgs y kgs de cebolla, luego la ponemos en botes y las cerramos al vacío. Resumiendo vuelvo a Barcelona con el coche que entre sobrasadas, galletas y conservas parecemos feriantes. Pero que bien va luego!!

En esta ocasión, ya aprovechando los higos de temporada los he añadido a la receta.

Ingredientes

  • 1 kg de cebolla (yo utilizo la blanca, porque es más dulce).
  • Una hoja de masa para pizza, bien fina
  • Queso de cabra de rulo.
  • Unos cuantos higos frescos

Preparación

Para cebolla confitada:

Hay muchas maneras de preparar la cebolla confitada, yo os explico la que más me gusta pues no lleva nada de azúcar y queda todo el sabor de la cebolla pues está totalmente reducida.

Cortarla en juliana y ponerla en un recipiente que tenga tapa. Llenarlo todo lo que podáis, ya que se reduce tanto que al final queda poca cantidad. Ponerle sal y un poco de aceite.

Ir cociendo a fuego lento, muy lento durante 2 o 3 horas.  Ir moviendo de vez en cuando y así hasta que  ves que la cebolla ha soltado todo el agua y queda amarillita.

Aprovechar  un día de esos que estás en casa haciendo otras cosas, no da trabajo sólo es un tema de control.

Para la coca:

Poner el horno a calentar, a la temperatura y en el programa que soléis utilizar para las pizzas. En mi caso tengo mi horno dispone de “opción pizza”, si no ponerlo a 180ºC  arriba y abajo.

Mientras se calienta, estirar la masa para que quede bien fina. Como suelo tener prisa siempre, utilizo la comprada pero, la verdad es que tampoco se nota mucho la diferencia.

Ponerla en el  horno 5 min. justo para que se empiece a hacer y cuando la veas un poco cocida se saca y se cubre bien  con la cebolla confitada.

Añadir unos medallones de queso de rulo  y volverla a poner al horno.

Cuando se ve ya la cebolla y la pasta dorada añadir los higos a trozos o en rodajas, como queráis que sea la presentación. Volverla a poner para que el higo empiece a soltar el jugo, pero cuidado no os paséis y quede seco.

Para quien no sepa como se hace el vacío explico:

Se llenan los botes de vidrio con la cebolla confitada todo lo que se pueda, es importante que no haya aire por lo que conviene apretar el contenido, se cierran bien y se introducen en una cazuela . Se cubre totalmente con agua y se pone a hervir. Cuando empieza la ebullición contar 10 min. y apagar el fuego, dejar enfriar dentro para no sacar en caliente por eso del choque de calor. Y ya está.

Espero que os guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.