Carpaccio de Calabacín

Hoy os quiero pasar un carpaccio súper original y a la vez de un sabor exquisito. Ideal para estas cenas veraniegas que se aproximan o para esos días que vuelves de la playa con muchísima calor, ganas de comer algo refrescante y si puede ser, no tener que hacerlo en ese momento.

Mi amiga Gemma me comentó un día que había probado un carpaccio de calabacín buenísimo y que debía ponerlo si o si en el blog. Yo, la verdad es que no me hacía mucha idea a cerca de como podía quedar el calabacín crudo, no sabía si la textura sería agradable a la hora de comerlo a pesar de que hay muchos carpaccios que me han sorprendido. Así que un día Gemma se presentó en casa con todos los ingredientes para hacerlo. No tenía escusas!!!

Lo íbamos preparando y yo seguía pensando, no sé, no sé pero cuando lo probé he de confesaros que la mezcla de los ingredientes es tan buena y exquisita que sucumbí a este plato desde el primer bocado.

INGREDIENTES

  • 1 o 2 calabacines, dependerá del tamaño y de la cantidad que tengáis que hacer.
  • Unos cuantos frutos secos tostados,  avellanas y almendras. La cantidad también dependerá aunque os aconsejo que no seáis rácanos.
  • 2 o 3 tomates maduros
  • un trozo de queso parmesano, que sea bueno ya que es uno de los ingredientes principales.
  • 1 ajo
  • aceite de oliva virgen, sal
  • limón
  • un poco de sésamo tostado (opcional)

PREPARACIÓN

Limpiar bien el calabacín y sin pelarlo cortarlo muy fino, como cualquier carpaccio, Extenderlo en la fuente donde lo queráis ya presentar. Ponerle un poco de sal.

Rociarlo con limón y un poco de aceite.

En un bol rallar los tomates y ponerle el ajo muy, muy picado, quitándole la parte interior para que luego no se repita. Ponerle sal y mezclar.
Extender el tomate rallado por todo el calabacín y añadirle otra vez más aceite.

Ahora es el momento de dejarlo macerar en la nevera.

Mientras picar con el un-dos-tres los frutos secos o los cortáis con un buen cuchillo, eso depende de vuestra paciencia, aunque los buenos cocineros dicen que cambia mucho el sabor de las cosas según los utensilios. Yo estoy totalmente de acuerdo!!

Cuando saquéis el plato de la nevera es el momento de añadir el queso parmesano, rallado o en virutas (a mi me gusta más de esta manera), espolvoreáis con los frutos secos picados y si tenéis un poco de sésamo tostado también (esto fue invento de Gemma, idea muy acertada, le queda muy bien).

Por último un chorrito de jarabe de vinagre de Módena y listo!!

Carpaccio_2

COMENTARIOS Y CONSEJOS

Tenéis que prepararlo unas horas antes para que el calabacín se macere con el limón, el aceite y el tomate. Tampoco demasiado, lo suficiente para que esté fresco y el calabacín se macere.

Es importante poner la picada ya al final junto con el vinagre para que así no queden los frutos secos húmedos, el crujiente le da una textura muy especial a esta combinación de sabores.

No me digáis que no es fácil y aunque las fotos no me han quedado excesivamente bien, el resultado es de esos que deja a los comensales boquiabiertos, os lo aseguro.Ya me diréis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.